FIQ / Noticias

Producción y desarrollo de productos cosméticos naturales

Están pensados en los ejes del diseño sustentable: reducir, reutilizar y reciclar, promoviendo la cultura ambiental. La responsable del emprendimiento es Romina Borghello, Ingeniera Química santafesina, egresada de FIQ-UNL.

Romina Borghello es Ingeniería Química, graduada de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (FIQ-UNL). Pasados algunos años de sus primeras ideas, en 2019 dio inicio con el emprendimiento: To-my Cosmética Natural. “La idea de producir y desarrollar productos cosméticos naturales para la salud y belleza de la piel, surgió hace varios años atrás mientras charlaba con mi hermana mayor que es cosmetóloga. Después la vida se encargó de que me encuentre con personas que hacían productos similares, me puse a investigar, estudiar y me anoté en talleres con emprendedoras locales para aprender del tema”, recordó Romina.

Mediante To-my Cosmética Natural busca elaborar de manera artesanal y comercializar productos cosméticos naturales, así como para la decoración y ambientación de espacios mediante velas aromáticas de soja. Basado en los ejes del diseño sustentable, reducir, reutilizar y reciclar, persigue un objetivo claro: “Aspiro a fomentar y promover la cultura ambiental desde un lugar más real, educando en valores y actitudes en favor del medio ambiente, para una mejor calidad de vida. Contagiando a otros con prácticas sencillas que nos permitan vivir más en armonía logrando un equilibrio entre el hombre y la naturaleza”, sostuvo la Ingeniera Química.

Hoy en día, a partir de su autogestión e independencia, Romina ha logrado formar su cartera de productos artesanales y naturales e incluso busca ampliarla aún más: “Sigo elaborando las velas aromáticas de soja, para la decoración y aromatización de espacios. Cuando arrancó la pandemia vi la posibilidad de lanzar un sanitizante natural y también tengo desarrollados productos para el cuidado facial y corporal como bálsamos labiales, jabones naturales, mascarillas faciales con arcillas y botánicos, tónicos faciales y un repelente natural. En proceso de desarrollo estoy con una Emulsión facial para pieles oleosas, otra para dolores musculares y un gel para piernas cansadas”, contó Borghello.

Si bien la idea es continuar con el desarrollo, producción y comercialización de los productos naturales, la Ingeniera Química también aspira a generar ciertos impactos económicos, sociales y ambientales: “A través de mi emprendimiento espero generar un impacto económico y social positivo, fomentar el crecimiento del mercado local y regional y, por último, generar y fomentar esta conciencia ambiental que tanto dejamos de lado”, concluyó Romina.

Emprendedurismo

Si bien es To-my Cosmética Natural es una iniciativa independiente, Romina dejó en claro que “en el mundo emprendedor es necesario confiar en los demás, delegar trabajos, nutrirse de las experiencias de otros y compartir las propias, es un camino que no se transita solo” y, en ese sentido, tomó la decisión de unirse al Gabinete de Emprendedores de la FIQ de modo que su progreso estuvo asesorado, acompañado, guiado y recibió las herramientas necesarias para su emprendimiento.

Luego de comenzar con la producción y comercialización de las velas de soja, generó alianzas con otros emprendedores, que ofrecían productos o servicios complementarios a los suyos. Ésto le permitió avanzar en la elaboración de nuevos productos y, a su vez, verse favorecidos, de forma grupal e individual, a partir de la reducción de costos y la multiplicación de alcance.

En relación a la experiencia de iniciar y llevar a cabo un emprendimiento, Borghello dejó un consejo para quienes aún dudan: “Entiendo que cualquiera puede dudar a la hora de decidir arrancar un emprendimiento porque existen muchísimos factores que hay que analizar, pero mi mejor recomendación es que lean “El código del dinero” de Raimón Samsó, donde muestra que ser emprendedor es el rol del futuro y nos llevará a vivir más plenamente haciendo lo que nos apasiona. Emprender no es fácil, pero no tiene, ni debe, transitarse solo, tenemos que salir de nuestra zona de confort y animarnos a trabajar por nuestros sueños”.

Vinculación

En cuanto a la influencia y relación con su Casa de estudios para alcanzar este momento, Romina aclaró que “Como soy egresada de FIQ, yo ya estaba en conocimiento del trabajo que se realizaba en el Gabinete de Emprendedores. Ellos, en conjunto con la Secretaria de Vinculación y Transferencia Tecnológica, me han dado la posibilidad de realizar, por un lado, el Seminario del Laboratorio de Emprendedores y el Programa de Mujeres Emprendedoras, a través de los cuales pude fortalecer mis habilidades como mujer emprendedora y potenciar mi emprendimiento”.

 

Prensa FIQ | UNL

Última actualización: 23/09/2021 a las 21:38 hs.